Repartir lo suficiente

Repartir lo suficiente

“¿Por qué la obstinación de seguir fabricando cosas nuevas? Con la tecnología y bienes materiales actuales se podría alimentar a la humanidad entera y acabar con la pobreza.

¿Por qué no nos servimos de lo que ya existe, compartiéndolo mucho más?

Se podría reducir la jornada laboral (trabajando menos y repartiendo el trabajo consecuentemente), satisfacer las necesidades básicas de cada habitante de la Tierra y disfrutar más de la vida. No es cuestión de falta de trabajo sino de satisfacer necesidades humanas. Y si a alguien le inquieta lo de satisfacer lo básico como digno objetivo que no olvide que lo que realmente colma son las relaciones humanas de afectividad, que no tienen precio. ¿Alguien lo duda?

¿En qué momento el beneficio que se percibe por un producto de consumo, una vez superada la amortización, se empieza a convertir en especulación infinita?”

 

¿Te gustaría conocer los hecodibujos educativos de donde nacieron nuestros hecoposts y aprender más con nuestros hecoensayos? Entra en Hecomapas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 1 =